El Orgullo te tapa, te ciega y te hace tropezar con una piedra ante tu sentir, convirtiéndote en esa piedra.