Marianne Williamson, una de las voces más importantes de la nueva espiritualidad, nos ofrece una perspectiva empoderadora de los estados de tristeza: su dimensión sagrada.