¿Queríamos llegar a ser, en realidad, las personas en que nos hemos convertido? ¿Habíamos imaginado para nosotros las tensiones a las que nos sometemos cada día?