"Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas le da una fuente y penetrante sentimiento de seguridad y le alimenta a valorar y continuar la relación”. -  John Bowlby.

... Lo mismo ocurre con los adultos.

El apego: Cómo nuestros vínculos nos hacen quienes somos

La teoría del apego se basa en la propuesta y evidencia científica de que los seres humanos tenemos la necesidad de una relación íntima y que esta necesidad la tenemos programada en nuestros genes. La evolución nos ha programado para elegir a un individuo particular del entorno y convertirlo en alguien especial para nosotros. Estamos hechos para depender de una figura significativa y esta necesidad comienza desde el vientre de la madre y termina cuando morimos. 

El apego se puede definir como un vínculo afectivo que se desarrolla en el transcurso de los primeros años de vida de un bebé. Es la conexión afectiva que se irá desarrollando entre el niño y su cuidador, por medio de sus cuidados, seguridad transmitida y contención. Este vínculo de apego es fundamental para el bebé ya que le permitirá desarrollar sentimientos de seguridad, la percepción de sí mismo, y su forma de explorar el mundo.

Sin embargo, el desarrollo de este vínculo en el bebé puede verse interrumpido y afectado por su cuidador principal, generalmente su madre, debido a su falta de constancia y/o impredictibilidad en las respuestas a sus necesidades fisiológicas y psicológicas - afectivas, junto a una desregulación emocional de su parte. Así, se van conformando distintos tipos de apego en el infante acorde a la disponibilidad física y emocional, a sus cuidados, y al tipo de respuestas afectivas transmitidas por parte de la madre o cuidador. 

El apego que va a facilitar al niño explorar el mundo con seguridad y a medida que vaya creciendo vincularse sanamente, empáticamente y conscientemente con un otro se denomina Apego Seguro. Se caracteriza por la incondicionalidad de parte de su cuidador, el niño sabe que estará ahí en cada momento. Se siente querido, aceptado y valorado.